24 ene. 2015

ESE VELERO


MI VELERO
He visto en el horizonte 
unas velas que asomaban 
son las velas de mi velero 
que a mi puerto regresaba.

Desde el malecón del puerto 
mis ojos, con ansia lo contemplaban,
con alegría veía como el velero crecía 
mientras las olas resignadas 
su lindo casco lamian
y derrotadas huían hacia el mar
y hacia la costa.

En su mástil más alto un marinero cantaba 
mientras arriaba las velas que ya no necesitaba
y el velero se calmaba saltando sobre las olas 
que de mar adentro llegan para bañar 
nuestras costas, las costas de nuestra patria 
y la arena de las playas repletas de gaviotas.

El velero maniobro para ocupar su lugar 
con sus velas recogidas enrolladas sobre sí. 
Ya no juegan con los vientos, 
ni con las brisas retozan, 
ahora son simples trapos enrollados en sus vergas,
y su ancora de hierro está hundida en la arena.

El velero se mece suavemente 
desde la proa a la popa
con un balanceo cadente
y su maderamen cruje, 
cruje muy suavemente 
mientras el sol se desliza
al fondo del horizonte en unas nubes rojizas.

En lo alto de su cofa hoy no hay nadie que cante 
ni siquiera gaviotas que se recreen en el aire, 
no hay tampoco marineros faenando por cubierta 
ellos bajaron a tierra en busca de sus amores 
encerrados en las botellas de las oscuras tabernas 
de los puertos de esta tierra. 

Si las tabernas contasen historias de marineros 
que surcan los anchos mares en sus frágiles veleros, 
contarían aventuras de esos lejanos puertos,
de la vida que han vivido en esas islas perdidas 
con las playas más bonitas y sus paisajes de ensueño. 

Contarían, la lucha con esos monstruos 
de los mares del infierno que se engullen 
a los barcos junto con sus marineros.

Historias de marineros piratas cojitrancos y tuertos, 
bucaneros valerosos que dejaron sus tesoros 
enterrados en esas playas desiertas junto altos cocoteros, 
también hablaran de amores de amores en cada puerto.
Amores que según los marineros 
están siempre esperándolos en los fuertes malecones 
de los más lejanos puertos para ver como asoman
las velas de sus veleros.

El mar, las olas, el malecón, el puerto,
las velas, la cofa, la cubierta, los amores, 
los tesoros de piratas y bucaneros, 
las tabernas y los amores de los lejanos puertos. 
Todos juntos, juntos conmigo y con mi velero.

No hay comentarios: