9 jun. 2012

TIERRAS AJENAS

 
MIENTRAS ARA CANTA Y CANTANDO SUEÑA

Sobre la besana que la niebla cubre
araña la tierra con su viejo arado,
un joven gañán tras la yunta lenta.
La yunta camina despacio, cansina;
parece dormirse en la arada aquella,
parece que acuna, que mece la tierra.
 
Tan lenta camina; besanas eternas.
La yunta parece que piensan;
dónde pone el callo, cómo entra la reja,
como se derrama la húmeda tierra.

La yunta parece que sueña y entre tanto piensa;
sí con la reja hieren o dañan a su amada tierra,
si la apartan, la agrietan, para hacerla fértil
volverla más tierna, suave, mimosa, receptora, ella.
Si de verdad la miman, la quieren, la preñan…

Yunta y gañán dan aquella arada, vuelta y más vuelta.
El vasto barbecho tras el rudo arado, roturado queda.
Aquel erial, fría paramera, hoy es sementera.


Como ha cambiado la besana aquella.
Ayer era un páramo, un yermo vacío, estéril y frío;
hoy es un edén que colma y adorna el vacio.

El joven gañán azuza con su aguijada
la cansina yunta que duerme la huebra.


Mientras ara canta y cantando sueña.
Mientras ara canta y cantando piensa.
Que cantar es gratis y soñar no cuesta.

Pensando en su amada que en casa le espera.
Pensando en la semilla que esparció en la tierra.
Pensando en el mañana, futura cosecha.
Pensando en el grano que colme las paneras.
Pensando en la cosecha que aún esta en la tierra,
que dará aquel campo, que con sudor riega.

Mientras ara canta y cantando sueña.
Que cantar es gratis y soñar no cuesta.

Ya ha salido el sol. Ya, levantó la niebla.
Ya el campo está arado y está a la espera
de que se derrame el grano sobre esta tierra,
el semen divino que empreñe
a esta tierra fértil, fecundada hembra.

Ha pasado el tiempo y el estéril páramo
un vergel ya era.
Ya el bálago dobla la cerviz, sumisión completa,
cambió su verde por oro, maduró en la tierra.
El trigo humillado y maduro, la siega espera.
Pronto con él llenaron las grandes paneras.

El joven gañán trabaja y canta y cantando sueña.
Que cantar es gratis y soñar no cuesta.

Hoy le diré al amo que me haga una oferta.
Pues hay retoño llamando a la puerta.
Espera que su hijo tenga, una cuna linda
y una canastilla con ropitas nuevas.

El joven gañán trabaja y canta, y cantando sueña.
Que cantar es gratis y soñar no cuesta.

Habló con el amo, le dio la enhorabuena
por la gran cosecha que está enclaustrada
en sus grandes paneras.

Le dijo.- Usted sabe amo, que un hijo me llega.
Que yo necesito que usted me adelante una paga entera.
Que bien sabe amo, que he trabajado para su cosecha,
de noche y de día velando por ella
.
El amo, tranquilo le dio otro trago a lo que bebiera.
Y con voz pausada, le dijo al gañán:
Tengo muchos gastos, haber si te enteras.
Que no puedo darte ni una moneda.

Con los ojos húmedos llegó a su hogar donde a él le esperan
y no se atrevió a decirle nada a su linda amada para que no sufriera.

El joven gañán continúa arando las tierras de otros.
Aquellos desiertos, áridas parameras. 
Son tierras de otros. Son tierras ajenas.
 Mientras ara canta y cantando sueña.
Que cantar es gratis y soñar no cuesta.
Sueña que sus hijos nunca araran tierras que no sean;
que no sean; sus tierras.

Mientras ara canta y cantando sueña.
Que cantar es gratis y soñar no cuesta


1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

HOLA RODRI:
¡QUE LINDA Y TIERNA ES ESTA POESÍA!
¡COMO TODAS LAS TUYAS!
LA MANERA EN QUE RELATAS CADA RINCÓN DEL PAISAJE QUE ABARCA TUS OJOS, TU MIRADA, LO TRANSPORTA A UNO A UNOS LUGARES DE ENSUEÑO, QUE SOLO EL CAMPO Y EL MAR NOS LOS BRINDA.
ESTOS PAISAJES ME HACEN SOÑAR.

PERO,LA LETRA ESTA MUY CHIQUITITA, SE VE MUY BONITA, PERO ESTA MUY CHIQUITITA.
ESTE BLOG ES MUY LINDO COMO TODOS LOS TUYOS. POR ALGO, ERES MI PROFESOR.
HE ESTADO VIENDO TUS FOTOS, TE VES MUY BIEN Y HE DESCUBIERTO ALGO: ¡TIENES BIGOTE! TE VES MUCHO MEJOR Y MÁS CHUSCO SIN EL.
UN GRAN ABRAZO DE TU AMIGA,
EVA MARGARITA.