15 may. 2011

LA LLAMAN, LA CONTRAHECHA

LA CONTRAHECHA


Por el camino viene
un jinete que hace sombra
y en el páramo dormido,
el polvo sobre los cardos reposa.

Por la ribera camina
una aliseda frondosa
acompaña a la corriente
que adormilada reposa
entre el canto del ruiseñor
y el volar de la libélula.

Lucero de la mañana
que te enredas en las copas
de los pinos que se mecen
con esa brisa sonora,
que sonríe en los bosques
y se acomoda en las lomas
y acompaña al sendero
y al caminante que sueña.

Dormida junto a la parva
que está tendida en la era,
la serrana está esperando,
al segador que le siega,
su mies, la mies, su tesoro,
que en secreto ella reserva.

¡Arriero! Tú que vas,
por los caminos sin sombra.
Vistes en esos rastrojos
a la moza espigadora.

Se la llevó un gitano
de cara cobriza y corva.
De jaca engalanada,
que más que trotar retoza.
Se enamoró en la fuente
donde bebe y se refresca.
Su cuerpo vigoroso de serrana,
su cara morena de espigadora.

Dicen que el gitano tiene;
Cuerpo de mimbroso,
mirada que no se posa
y en su cara lleva escrita,
toda su raza y su historia.

La moza era;
Serrana de pura roca,
de las de armas tomar.
La llamaban; Contrahecha.

Nada más se supo de ellos,
nadie los tuvo ya en cuenta.
Se conocieron una tarde
que se encontraron en la era

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

HOLA: POR ACÁ ESTOY.
MUY LINDOS TUS POEMAS... ME GUSTA EL ROMANTICISMO, LA SENCILLEZ Y EL ENCANTO QUE EN CADA PALABRA O FRASE USAS.
SON UNOS SENTIMIENTOS TAN PUROS, PERO NO FRÁGILES, TAN TIERNOS Y CARIÑOSOS, PERO NO EMPALAGAN.
VALE LA PENA LEERLOS Y SEGUIR BUSCANDO MÁS, PARA SEGUIR LEYENDO.

DESDE AMÉRICA TROPICAL, UN SALUDO MUY CORDIAL,
EVA