29 oct. 2010

A UN PUEBLO

A un pueblo: Estos versos nos hablan de un pueblo extremeño que fue; dentro de lo que cabe importante, tanto, que hasta Alfonso XIII lo visitó. Hoy es un pueblo rodeado por la aguas de un pantano (El Gabriel y Galan), sus casas están en ruinas e intenta recuperarlo. A este lugar y a sus hijos que lo tuvieron que abandonar dejando trás si, sus raíces, sus recuerdos, sus muertos, sus amigos, tec. les escribí estos versos.
Nota: Las fotografías nada tienen que ver con Granadilla. Son de San Rafael y El Espinar (Segovia)
GRANADILLA

Si un día yo me perdiese,
y me fueseis a buscar,
buscarme en este edén
donde es fácil, soñar.

Viejo pueblo que te asientas
en un aislado otero,
desde él; tus ojos miran
el tortuoso sendero.
Camino por donde un día
tus hijos lejos partieron
en obligado destierro.

Tu cabeza erguida con orgullo
cual corresponde a un noble caballero,
tu frente altiva,
tu rostro arrugado por el tiempo,
en tu cabeza apenas quedan
algunos de aquellos rubios cabellos.

Quedaste tan solo y tan aislado,
tus calles las llenó el silencio,
las recorre la soledad y la tristeza,
en ellas sólo se escucha ese vacío
que al caminar va dejando el tiempo.

En tus casas ya no hay algarabía,
ni en tus lares arde ningún fuego.
Sólo se escucha el gemir de la lluvia,
cuando irrumpe monótona en el silencio.

En tus vanos no hay puertas de madera,
ni en tus hogares cuecen los pucheros,
en tus tejados no quedan hoy teja alguna
tus casas tienen por techumbre el vasto cielo.

Sólo se escucha la brisa del pantano,
que va ocupando el espacio de los tiempos.

Tus aulas ayer llena de alegría
de risas, de voces, de cantos, de rezos,...
Hoy su espacio está lleno de zarzas, de ortigas,
de espinos, de hierba y helechos.
Maleza que todo lo invade
y bajo su verde manto
todo lo va escondiendo.

De nostalgia has muerto esperando,
tiempos que
a tí jamás volvieron.
Tiempos que fueron pasados y presentes,
en que por tus calles los niños
jugando y corrieron.
Caminaron por ellas campesinos,
nobles damas y altivos caballeros
reyes y reinas en ti encontraron
solaz, cobijo y aposento.
En tus calles se ven nobles moradas
fachadas con blasones y abolengo
en tus casas y campos han vivido,
gozaron, amaron, murieron.

Hoy de ti solo quedan tus calles ya vacías.
y en tus casas la ruina de los tiempos,
en ti ya sólo habita la tristeza
amiga inseparable del silencio.
Tus altivas y ufanas murallas,
que de poco o nada sirvieron,
y ese castillo, altivo centinela,
que sale al encuentro del viajero
se encuentra muy solo y olvidado
tan solo y olvidado en el silencio.

Noviembre. 2002.

1 comentario:

Eva Margarita Escobar Sierra dijo...

Hola Rodri:
Me gusta este pueblito. Quiero conocerlo y hacerlo mio.
Quiero soñar en el, y perderme en el.
No se si quiero compartirlo...Tal vez no... Pero si quiero que me encuentren: El amor, la felicidad, el hombre soñado y esperado y que es muy difícil... Que exista...

Todo mi amor, para tu tierra y todo mi cariño, para ti,tus sueños, y tu gran ternura.
Desde AMÉRICA, con amor, tu amiga,
Eva.