27 ago. 2010

RELIGIOSA

DUDAS DE FE

Señor:
Si tuviese el valor de confesarte,
que de mi fe, Señor, tengo yo dudas.
Te pediría que tú no me mirases,
con tus ojos tan llenos de ternura.
Pues me siento tan ruin y miserable,
y me pregunto, sin saber que contestarme.
¿Por qué de ti Señor, mi alma duda?
Señor, yo te confieso;
Que sin pretenderlo,
y sin poder remediarlo;
Yo, a ti te quiero,
y sin valor Señor, para confesarlo;
Por ti, yo muero.

Yo sé bien mi buen Señor,
que eres el centro de la Tierra,
del Cielo, del Amor y el Universo.

Busco mi fe por todas partes,
y a veces pienso que la encuentro.
Pues al hallarte Señor,
firme me siento,
y entonces me abandono y yo te pierdo.
Pues queriéndote a ti
más que a mi vida,
y si perdiéndola yo a ti,
sé que te encuentro.
Más como hombre ruin Señor;
a esta vida humana yo me aferro.

Por seguirte, te sigo a todas partes,
y cuando de ti me alejo yo me pierdo.
Si estoy cerca de ti es cuando dudo
y cuando estoy lejos de ti,
cerca, muy cerca Señor yo te siento.

Quitame estas dudas buen Señor,
que en mi corazón hay hoy tormento.
Pues contigo yo no sé vivir
ya que lo mucho que me pides,
yo no lo tengo.

Señor ten compasión de mi;
enseñarme a amarte y a seguirte.
Porque, sin ti vivir, vivir yo no puedo.

No hay comentarios: